lunes, 23 de febrero de 2009

Se alarga la sombra de los trastornos alimentarios

Comentario de actualidad de la noticia publicada en el diario ''El Mundo" el 12 de febrero de 2009. Leer noticia...

Actualmente es muy frecuente escuchar o leer artículos en revistas especializadas en bienestar psíquico o físico de ortorexia, vigorexia, dibulimia (diabetes y bulimia), sadorexia*… todos términos relacionados con las patologías alimentarias. Esta familia cada vez se hace más grande y ya no sólo se habla de anorexia o bulimia. Así pues, cuando se actualicen los manuales diagnósticos habrá que añadir más nomenclatura.


El objetivo de este tipo de artículos es el de informar, con la finalidad de prevenir, a la población en general y especialmente a los adolescentes, el grupo más vulnerable a ser víctima de estos trastornos, pero no el único. El contexto social ha sido una de las causas por las que cada día se hablan más de estos temas y se desarrolla nueva nomenclatura en éste ámbito; por ejemplo en algunas pasarelas de moda no dejan desfilar chicas demasiado delgadas, los familiares se frenan al hacer comentarios despectivos sobre algún kilo de más de su hijo, las amigas animan a que vaya al médico si alguna chica puede padecer algún síntoma de estos trastornos, hubo una campaña para hacer nuevos patronajes de ropa de mujer… Pero los números cantan, nos indican que los casos están aumentado y de forma exponencial. Además la publicidad sigue asociando el éxito al cuerpo 10 y en los trabajos de cara al público, especialmente en los de ropa femenina, siguen discriminado por unos kilos de más. Conclusión: no nos podemos relajar en el camino. Hay que seguir apostando con más esfuerzo para la prevención y tratamiento de estas patologías.


Por otra parte es necesario insistir en que si bien es cierto que el modelo familia, los genes, los valores sociales actuales… pueden ayudar a que se desarrolle esta plaga, es necesario insistir que hay que trabajar también de forma individual, ya que detrás de todos estos trastornos hay mucha insatisfacción personal. Por esto es necesario que se ayude a los jóvenes, y no tan jóvenes, a que llenen sus vacíos con otras conductas más saludables no perjudiciales.


Y sí, como nos dice Andrea, la chica del artículo original, se puede salir. Hay que aprender y remontar, esperando alguna recaída, que en la mayoría de casos es parte del progreso, y sorprendentemente un día el afectado se puede levantar (después de mucho trabajo, esfuerzo y recaídas) y comprobar que ha dejado atrás esa pesadilla que le tenía atrapado en un profundo pozo y que le impedía vivir la vida con libertad. Y, ahora sí, después de la recuperación poder ser otra vez el mismo, incluso más fuerte.

Elisabeth Llimona

Psicóloga de ISEP Clínic Vilanova

*Combinación duradera de comportamientos anoréxicos, bulímicos u ortoréxicos con innovadoras técnicas de adelgazamiento como el masoquismo severo.

Artículos relacionados: ' "Drunkorexia" y "diabulimia", nuevos desórdenes alimentarios', 'La relación emocional con la comida', 'Crecen en un 20% los trastornos alimentarios','ISEP Clínic en la Contra de La Vanguardia', 'Aumentan un 470% las webs que alientan la anorexia y la bulimia'


1 comentario:

Jennifer dijo...

Estimado Blogger,
Te contacto para saber si te interesaría recibir una nota de prensa sobre los nuevos productos de Kaiku Sin Lactosa.
Si te interesa, no dudes en ponerte en contacto conmigo.
Saludos cordiales,
Jennifer
jenisaez@gmail.com